Consejos para la piel atópica

Aliviar los problemas de piel atópica en bebés

Los problemas de piel atópica en bebés suelen aparecer entre los dos o tres primeros meses, siendo frecuentes hasta los 5 años de edad, por eso conviene prestar atención desde el principio y cuidar todo lo posible al pequeño. La primera medida es consultar al pediatra y mantener una monitorización constante siguiendo sus indicaciones.

Pueden aparecer síntomas de piel atópica en la cara del bebé, siendo la más llamativa, pero también en cualquier otra parte del cuerpo, mostrándose como sequedad en un inicio y evolucionando hacia irritación. ¡Conoce algunos consejos para cuidar la piel de tu bebé!

La higiene para piel atópica en bebés

Cuando se dan problemas de piel atópica en bebés es importante cuidar la higiene, para evitar que agentes externos empeoren los problemas dérmicos, pero también es importante conocer de qué manera hemos de llevar a cabo la limpieza del bebé.

Lo más recomendable es limitar en todo lo posible la duración del baño, no superando la barrera de los 10-15 minutos, y siempre con agua tibia más que caliente. Para llevar a cabo la limpieza del pequeño, lo ideal es utilizar jabones sin detergentes o aceites de baño, y evitar el uso de esponjas y, evitar el uso de esponjas que al frotar pueden irritar la piel del niño.

El uso de cremas hidratantes o productos como Halibut Cuidatopic contribuirán a cuidar el estado de la piel atópica en bebés.

Otros cuidados de los bebés con piel atópica

Otras maneras de cuidar la piel atópica en bebés es poner atención en la ropa, priorizando el uso de textiles menos agresivos, como el algodón y evitando lavarlos con suavizantes, ya que portan compuestos químicos que pueden causar reacciones en la piel.

Controlar la humedad ambiental, especialmente en su habitación, es otra de las formas en las que podemos contribuir a mejorar el estado de la atopia, así como mantener una temperatura estable y agradable entre los 21 y los 22 grados.

También hemos de prestar atención a sus pertenencias y la limpieza de la cuna, evitar las alfombras o los peluches, que pueden acumular fácilmente ácaros.

Con todas estas medidas y los cuidados médicos, tendremos bajo control la situación de la piel atópica, y que este no sea un problema para que el pequeño disfrute y se desarrolle con total normalidad

Comparte este articulo

Le informamos que, a través de esta página web gestionada por URIACH CONSUMER HEALTHCARE, S.L. (en adelante, “URIACH”) utilizamos cookies técnicas, de personalización, analíticas para analizar los hábitos de navegación en la página web, publicitarias para gestionar de forma eficaz el contenido publicitario que le mostramos, y de publicidad comportamental para mostrarle contenido acorde con sus intereses. Para obtener más información lea nuestra Política de Cookies. Pulse en “Configurar Cookies” para personalizarlas. Si pulsa en “Aceptar y seguir navegando o SI CONTINÚA NAVEGANDO acepta su uso completo”.

Configurar cookies Aceptar