Consejos para la piel atópica

Qué es un eccema atópico

Un eccema atópico es una afección de la piel que provoca picazón y deja manchas rojas, generalmente en la cara, los brazos y las piernas. Estas erupciones no se mantienen estables en el tiempo: generalmente se agravan y luego desaparecen; pero, con el tiempo, salen otra vez. Aunque ocurre con mayor frecuencia en niños, también afecta a muchos adultos.

Los síntomas del eccema atópico según la edad y tipo de piel

Los primeros signos de eccemas atópicos suelen empezar a aparecer en la infancia, generalmente durante los primeros cinco años de edad. En los bebés, toma la forma de manchas rojas con costras que suelen darse en los brazos, las piernas, las mejillas o el cuero cabelludo.

⇨Aquí te dejamos unos consejos que te pueden resultar interesantes paraaliviar los problemas de piel atópica en bebés.

Los niños y los adultos, por su parte, presentan erupciones que provocan un terrible escozor en la mayoría de los casos, aunque también pueden aparecer descamaciones y protuberancias. Tanto unas como otras suelen aparecer en la nuca, la corva y en los pliegues de los codos. Con menor frecuencia, también pueden afectar a los antebrazos, las muñecas y la cara. El picor suele empeorar por la noche mientras la persona duerme.

El estado de la piel puede empeorar ostensiblemente si se rasca el eccema, dando lugar a cicatrices y manchas oscuras. Además, rascarse también puede provocar una infección. Aparecen protuberancias rojas que duelen y pueden llenarse de pus. En el caso de que esto suceda, lo mejor es acudir a un médico especialista.

Otros síntomas del eccema atópico pueden ser:

  • Piel seca y descamada.
  • Sarpullidos que supuran pus.
  • Grietas sangrantes en la piel.
  • Piel oscurecida y/o arrugada alrededor de los ojos o en las palmas de la mano o debajo del ojo.

Cómo prevenir el eccema atópico

Después de un brote, se pueden aplicar una serie de recomendaciones para mantener la piel sana y hacer que sea menos probable que aparezca el eccema atópico.

  • Aunque la atopia tiene un importante componente muy hereditario donde hay más posibilidades de padecerlo si alguien en la familia también lo tiene, es importante averiguar qué causa tus problemas de piel e intenta evitar estos desencadenantes: contacto con determinados animales, uso de jabones o cremas, ciertos tejidos, estrés… Si notas que después de evitarlos aparecen los eccemas, evítalos en la medida de lo posible.
  • Es clave mantener la piel hidratada, pero recuerda que tu piel es sensible y no vale cualquier producto. Apuesta por las cremas y aceites específicos para pieles atópicas.
  • Limita tus duchas a 10 minutos y usa agua tibia en lugar de caliente. Después del baño, sécate la piel a palmaditas con una toalla y luego hidrátate.
  • Usa solo jabones que sean respetuosos con la piel. Los jabones antibacterianos tienen ingredientes que pueden resecar tu piel y empeorar la afección.

Tratamientos y remedios para calmar el eccema atópico

El eccema atópico es una patología que no tiene cura, pero existen algunos productos que pueden ayudarte a paliar los síntomas de este brote. Por ejemplo, la crema de Halibut Brote de atopia sin cortisona. Gracias al concentrado de activos que componen la crema, alivia el picor, el enrojecimiento y el eritema de las irritaciones en la piel provocadas por la dermatitis atópica.

Además, existen algunos remedios caseros muy efectivos que calman el dolor:

  • Tomar baños tibios: los antioxidantes en la avena molida pueden ayudar a aliviar la inflamación y la picazón: toma un baño de 10 minutos y luego humecta tu piel.
  • Usa un humidificador: añadir humedad al aire puede ayudar a evitar que la piel se seque y pueda aparecer picor.
  • Evitar rascarse: intenta ejercer presión sobre las áreas que te pican en lugar de rascarte y mantén tus uñas recortadas.
  • Usar ropa holgada que no te moleste: la ropa ancha no rozará tu piel y puede ayudarte a evitar sudar.

Comparte este articulo

Le informamos que, a través de esta página web gestionada por URIACH CONSUMER HEALTHCARE, S.L. (en adelante, “URIACH”) utilizamos cookies técnicas, de personalización, analíticas para analizar los hábitos de navegación en la página web, publicitarias para gestionar de forma eficaz el contenido publicitario que le mostramos, y de publicidad comportamental para mostrarle contenido acorde con sus intereses. Para obtener más información lea nuestra Política de Cookies. Pulse en “Configurar Cookies” para personalizarlas. Si pulsa en “Aceptar y seguir navegando o SI CONTINÚA NAVEGANDO acepta su uso completo”.

Configurar cookies Aceptar